Oración a San Miguel Arcángel para pedir su protección


Hablar de San Miguel Arcángel es motivo de alegría e inspiración para todos los que amamos a Dios y a todos sus aliados y amigos, entre los cuales pertenece dignamente nuestro amado San Miguel, quien se ha ganado un merecido y digno puesto en la Biblia, ya que su nombre aparece junto a los de quienes son también sus acompañantes, Gabriel y Rafael.

Llamado por la iglesia  como; “cabeza de la milicia celestial y Príncipe de los espíritus celestiales”, pues desde el Antiguo Testamento hace honor a estos nombres, ya que sin ningún temor se encarga de defender al pueblo de Dios contra los demonios y todo lo que le pueda afectar, un trabajo arduo que aún en el Nuevo Testamento  sigue ejerciendo con todo amor.

Los católicos creyentes y practicantes entregan fervorosamente su devoción a San Miguel Arcángel. El se ha encargado de entrar en nuestros corazones, de favorecernos ante nuestros ruegos y de acudir al llamado oportuno de todo aquel que lo necesita y le invoca, es una conexión espiritual segura para llegar a Dios, un camino que debe transitarse con verdadera fe.

La fidelidad de San Miguel Arcángel

Su mismo nombre hace alarde de su entrega incondicional a Dios, de su amor infinito y de su esmerado trabajo para llevarnos por el camino del bien. Su nombre significa en muy merecida interpretación: “Quién como Dios”. Que mejor manera de estar conectado con el altísimo y sacudir toda la inmundicia que se encuentre por allí.

Su fortaleza y constante lucha, fue la inspiración que llevó a otros ángeles a defender la corte celestial, ha estar firmes al lado de Nuestro Padre y a no permitir que el mal triunfe sobre el bien.

Oración a San Miguel Arcángel para alcanzar la dicha eterna

Tiemblan las tinieblas, rechinan las gehennas,

Huyen las creaturas inundes y peligrosas,

No asoma ninguna mala persona,

Todos los que en la oscuridad habitan,

Desean desaparecer,

Y es que tu mi amado San Miguel  Arcángel,

Has hecho tu aparición,

Has desterrado el mal,

Vienes a defendernos y ahuyentar lo que no es la verdad,

Amas la justicia y te pegas al bien,

Fuiste capaz de espantar al maligno del paraíso celestial,

Y sigues aun acompañándonos,

Liberándonos de los más grandes enemigos,

Protegiéndonos ante la violencia y sumergiéndonos en tu benevolencia.

A ti San Miguel Arcángel,

Nos vemos todos confiados,

Nos hemos abandonado y en ti nos refugiamos,

Sabiendo que tu socorro se hace sentir,

Que tu presencia impetuosa y contundente es,

Que el amor infinito y profundo por Dios,

Los has demostrado a través de la historia,

Y sin que sea presente ni pasado,

Tu siempre estas a nuestro lado,

Nos proteges y ayudas,

Aclaras nuestra visión y en manos de Nuestro Señor,

Pones todas nuestras súplicas,

Sin dejar de aclamar por todos lo que a ti acudimos

Socorriendo nuestros favores e iluminando el sendero,

Llenando nuestros corazones,

De fidelidad y consuelo,

De luz espiritual y labrando un camino,

Que nos aparte de lo terrenal y nos enamore de lo espiritual,

Un camino que a tu lado se hace más llevadero,

Y por lo que hoy te decimos,

Gloria a ti y a Nuestro Amado Señor,

Amén.

 

Terminamos esta oración, pidiendo a San Miguel Arcángel nos ayude a tener una fe permanente y creciente hacia el camino de Dios, rezando un Padre nuestro con mucha devoción.